La salud pública tiene como uno de sus objetivos principales identificar los grupos vulnerables o las vías a través de las cuales las personas experimentan problemas de salud. Se sabe que los determinantes sociales de la salud desempeñan un papel importante en los resultados de salud. Diferentes factores del estilo de vida pueden influir en la probabilidad de que un individuo desarrolle enfermedades crónicas.

Comprender las experiencias vividas de las personas y su percepción de la salud y el acceso a la atención médica, y las asociaciones con factores sociales y de estilo de vida, así como factores biológicos como el sexo, es importante para mejorar la equidad en salud. Además, muchos determinantes psicosociales tradicionales de la salud están diferenciados por género y, por lo tanto, pueden afectar los resultados de salud de manera diferente para hombres, mujeres e individuos con diversidad de género.

El objetivo de este estudio fue determinar si existían diferencias de sexo en la salud general percibida y el acceso a la atención médica y si esas diferencias están influenciadas por factores sociales individuales como ingresos, nivel educativo, estado laboral, estado civil e historial migratorio en dos países con asistencia sanitaria financiada con fondos públicos e igualdad relativa de género (Canadá y Austria).

Tanto en Austria como en Canadá, la salud percibida en general se asoció positivamente con el sexo femenino, el alto nivel de educación, los altos ingresos, el trabajo y el tamaño del hogar grande, y solo en Canadá, con la inmigración. Para ambos sexos, estar divorciado o viudo redujo significativamente la salud percibida en general, pero el efecto fue más profundo para los hombres.

En ambos países, la atención médica no satisfactoria se asoció con el sexo femenino. En Canadá, las necesidades de atención médica no satisfechas se asociaron negativamente con el trabajo, los ingresos altos y el tamaño del hogar grande y se asoció positivamente con un nivel educativo alto. En este país, estar casado redujo en hombres la probabilidad de necesidades de atención médica. Además, los ingresos altos y el trabajo disminuyeron la probabilidad de necesidades de atención insatisfechas también en hombres. En Austria, no se detectaron impactos significativos de ningún determinante social o sus interacciones con el sexo.

En conclusión, encontramos que los canadienses y los austriacos en general informaron una alta percepción de salud y bajos niveles de necesidades de atención médica no satisfechas, sin embargo, el sexo biológico, muchos determinantes sociales y sus interacciones con el sexo contribuyeron a explicar estos resultados. Esto implica un impacto de género en los determinantes sociales de la salud y el acceso a la atención.

Tadiri, C. P., Gisinger, T., Kautzky-Willer, A., Kublickiene, K., Herrero, M. T., Norris, C. M., Raparelli, V., Pilote, L., & GOING-FWD Consortium (2021). Determinants of perceived health and unmet healthcare needs in universal healthcare systems with high gender equality. BMC public health21(1), 1488. https://doi.org/10.1186/s12889-021-11531-z