Se ha llevado a cabo una revisión para determinar los patrones de consumo de sustancias en hombres homosexuales, bisexuales y otros hombres que tienen sexo con hombres. Para ello se han hecho comparaciones con poblaciones heterosexuales, análisis de subgrupos y entornos de consumo de sustancias.

La mayoría de las investigaciones indican una mayor prevalencia del uso de drogas ilícitas entre los hombres que tienen sexo con hombres en comparación con sus contrapartes heterosexuales, aunque no necesariamente ocurre lo mismo con el alcohol. El sentido de pertenencia, el afrontamiento de los problemas cotidianos y la mejora del placer, son elementos de las motivaciones para el consumo de alcohol y drogas. Además, los estudios documentan un vínculo entre el uso de sustancias y las conductas sexuales de riesgo.

Si bien hay excepciones, la mayoría de los estudios tienden a indicar que los hombres que tienen sexo con hombres que informan sobre un consumo excesivo de alcohol recientemente tienen más probabilidades de informar también sobre comportamientos de riesgo de VIH dentro del mismo período de tiempo. Esta asociación a nivel mundial se ha documentado en muchos países, incluida Australia, Camboya, India, Canadá y Estados Unidos.

Si bien la asunción de riesgos sexuales y su asociación con el uso de sustancias sigue siendo un tema crítico, un enfoque de investigación tan estrecho enmascara los impactos más amplios del uso de sustancias en la salud entre una población que está social y legalmente marginada en muchas partes del mundo. La preocupación por la salud sexual debe equilibrarse con otras preocupaciones de salud posiblemente más graves. También debemos estar atentos a la naturaleza cambiante de la conectividad social y sexual entre hombres y al uso de tecnologías en línea y móviles que hacen que los bares y clubes gay sean menos importantes para la vida cotidiana.

Con estos cambios en mente, las explicaciones sobre el consumo de drogas entre los hombres que tienen sexo con hombres que destacan los entornos físicos en los que históricamente se han congregado y las tensiones que experimentan requieren un nuevo examen. Una sólida comprensión de cómo y por qué surgen los patrones de consumo de sustancias es fundamental para el desarrollo de intervenciones para ayudar a los hombres que mantienen relaciones con hombres a minimizar y gestionar los daños asociados con el consumo de alcohol y drogas.

Bourne, A., & Weatherburn, P. (2017). Substance use among men who have sex with men: patterns, motivations, impacts and intervention development need. Sexually transmitted infections93(5), 342–346. https://doi.org/10.1136/sextrans-2016-052674